Deixa'ns la teva consulta i contactarem amb tu al més aviat possible.

Featured
ene

07

La separación y el divorcio de mutuo acuerdo

Ya lo dicen: después de un periodo de vacaciones aumenta el número de divorcios y separaciones. Lo cuentan las estadísticas, y si bien el mes de septiembre es el que concentra la punta álgida de las separaciones, le sigue de cerca el mes de enero. Muchas parejas esperan pasar las Navidades sin remover las aguas para después empezar con los trámites de la separación. Año nuevo, vida nueva.

Si has llegado a este punto y tienes claro que tu matrimonio no tiene futuro, pero no sabes cómo dar los primeros pasos hacia el divorcio, te damos las claves para enfocarlo. Hay dos formas muy diferentes de hacer frente a una situación de este tipo, entonces ¿cómo separarse i/o divorciarse? Con parejas que no son capaces de dejar de lado sus diferencias no queda más remedio que acudir al divorcio contencioso, pero para aquellos que buscan una forma más sencilla y menos traumática de romper la relación la opción más adecuada es el divorcio y/o separación de mutuo acuerdo o divorcio exprés.

¿Cómo se hace?

La ley establece que en los procedimientos de divorcio de mutuo acuerdo las partes podrán tener cada una de ellas su abogado y procurador o compartir un mismo abogado y un procurador, lo que hace que el proceso resulte más económico. Ante una situación de este tipo es importante que los afectados estén dispuestos a negociar. El abogado redactará un Convenio Regulador en el que se reflejarán los acuerdos que se hayan alcanzado.

Una vez que el documento está redactado debe ser firmado por las dos partes. A continuación el procurador presentará en el juzgado la demanda de divorcio a la que acompañará el Convenio para que el juez lo apruebe. Si hay hijos menores de edad el Convenio será revisado también por el Ministerio Fiscal para verificar si se está protegiendo el interés de los menores.

El convenio no es para siempre, las medidas acordadas pueden modificarse cuando haya un cambio sustancial en las circunstancias que justifique cambios en las medidas que se adoptaron inicialmente. En estos casos habrá que pasar por un nuevo proceso de negociación y presentar la nueva propuesta al juez para que valore si debe aprobarla.

En cualquier caso, siempre recomendaremos un divorcio amistoso, merece la pena llegar a un acuerdo, lo agradecerá vuestra salud mental y economía. En el caso de que no sea posible, nuestros abogados también podrán asesoraros sobre el divorcio contencioso. Contacta con nosotros aquí.